La ventana

nº6


¡AL ABORDAJE!

(o el problema de la piratería musical)

En la clase de música de 4º de ESO hemos dedicado algunas jornadas a debatir y analizar la situación actual de la industria discográfica, que como todos ya sabemos, está seriamente amenazada por lo que se ha querido denominar “piratería musical”.

Para dar algunos datos significativos, podríamos decir que, desde 1998 se han perdido 35 de cada 100 empleos relacionados con el sector musical; o que de cada 19 discos que se venden en España, 3 son copias ilegales.

Estos datos, y otros muchos igual de llamativos, están haciendo que la industria discográfica se ajuste el cinturón y se replantée su política de empresa: se despiden artistas, se realizan menos producciones y, sobre todo, se buscan nuevas salidas que solucionen el problema en un futuro no muy lejano.

Parece estar claro que la música para escuchar y comprar, tal y como la conocemos hoy, tiene los días contados. Está claro que nadie va a pagar dinero por algo que se puede conseguir prácticamente gratis.

Con todo esto, es innegable que en la actualidad hay una generación de jóvenes convencida de que la música grabada es algo por lo que no hay que pagar, y el gran reto es hacerles comprender lo contrario. Cuando alguien compra un disco pirata o baja unas canciones de internet, el autor de esa obra no recibe nada a cambio. ¿Es eso justo?

Mientras se busca una salida al problema, hay dos preguntas que debemos plantearnos: ¿seguirán los artistas creando música sabiendo que no se va a vender?, ¿nos imaginamos un mundo sin música?

Estas son algunas de las opiniones y reflexiones de los alumnos de 4º ESO de Música.

 (Nota: el Departamento de Música no se hace responsable de las opiniones de los alumnos, ni las subscribe.)

 


  

DEBO de tener más de cien discos de música: tres originales y el resto piratas.

Con la nueva reforma del Código Penal puede que vaya a la cárcel por esto* pero... ¿no deberían ir delante de mí los jefes de las compañías discográficas? Los precios de los discos compactos son abusivos. Es un atraco en toda regla.

Los videojuegos tienen protecciones especiales anti-pirateo (aunque a los hackers no nos importa.) ¿Por qué no las tienen los discos de música? ¿No será porque las productoras tienen acciones en empresas como Hitachi o Boedler, que fabrican regrabadoras de cd y discos vírgenes? Cuando estas acciones empezaron a disminuir beneficios empezó la batalla contra la piratería. Poderoso caballero es Don Dinero.

Los tres discos originales que tengo son de mis cantantes favoritos (dos de Marilyn Manson y 19 días y 500 noches del maestro Sabina.) No podría “estafar” a mis ídolos. Pagué 15 euros sabiendo que ellos quizá reciban uno o dos. Me parece abusivo. Desde el punto de vista mío, como consumidor, me parece bien la piratería. Aunque, poniéndome en el pellejo de los artistas... No me haría mucha gracia, la verdad. Eso sí, a las compañías discográficas (Virgin, Emi, etc...) ni agua. Son como los bancos: les quitas 10 euros y te denuncian a sabiendas de que ellos roban, a ti y a otros, miles y miles de millones. Son ladrones legales. Y la ley, en vez de eliminar la existencia de los craks de internet o crear un sistema de archivos que impida la copia ilegal, se dedica a detener a los inmigrantes que se ganan la vida desplegando la manta. Aunque a algunos les está bien empleado. Una vez le compré a uno un cd de Queen y cuando lo puse sonaba Melody y sus gorilas... ¡3 euros tirados!

Hasta que no bajen los precios de la música y hasta que los artistas no se vean obligados a firmar contratos abusivos, seguiré pirateando... Eso sí, los de Marilyn Manson y Joaquín Sabina que salgan en un futuro, los compraré originales... Soy asi de caprichoso.

 

Víctor Sánchez. 4º A

* ¡? (Nota del profesor)

 

 


 

CREO que los realmente responsables de este problema son las mafias y no los hombres y mujeres que venden discos en sus mantas. Me parece que la gente sí está concienciada de lo que la piratería supone para la música. Lo que pasa es que los precios de los cd’s son demasiado altos. Y es que con lo que te cuesta un cd original, te puedes comprar dos o tres piratas.

También es cierto que la calidad del sonido de los discos pirateados generalmente no es muy buena, pero tampoco se nota tanto la diferencia como para no comprar ningún cd pirata.

Creo que de lo que la gente no se da cuenta es que a no tan largo plazo las discográficas cerrarán y los cantantes no podrán sacar sus discos, por lo que no habrá prácticamente música y la que halla se tendrá que conseguir de una forma muy distinta a la actual. Además, ya no sólo los discos, sino que el cierre de la producción de discos también afectará a los aparatos musicales y a programas musicales de radio y televisión.

No sé como, la verdad, pero debería acabarse todo este negocio de piratería. Y ya no sólo por no tener música, sino porque no es justo que las mafias dedicadas a la piratería se aprovechen del trabajo de muchos profesionales que están día tras día intentando hacerse un hueco en la música y a los que estas mafias les arrebatan su trabajo y esfuerzo.

 

Laura Ceballos Caamaño. 4ºC

 

 

 

 

 

LA piratería. Esta palabra tiene infinidad de definiciones. Si buscáramos en un diccionario, piratería sería algo así: “ejercicio de pirata, robo o destrucción de bienes”.

Pero si salimos a la calle y vemos un señor de color con un trapo en el suelo llamado manta, con un puñado de cd’s clasificados de mayor a menor índice de ventas, se le acusa también de pirata, como si de la época de Barbarroja se tratase. No hay que confundirse ni dejar que nos laven nuestro cerebro y piensen por nosotros. Tiene tanto de ilegal el señor de color como las compañías de discos. Lo que pasa es que ver a un extranjero en la calle vendiendo los discos al mismo precio que las discográficas queda menos estético que una azafata guapa con minifalda convenciéndote para que te lleves medio stand de discos.

Ésta es la hipocresía que hay en el mundo. Si nos ponemos a pensar, si no fuera por los vendedores ambulantes, en algunos pueblos que para comprar un disco hay que esperar al viernes a que pase el autocar que te lleva al pueblo más cercano que está a 50 km., no habría música. Es más, gracias a estas personas los habitantes de estos pueblos no se quedan sin la actualidad musical. Si estos vendedores no existieran, la gente no conocería a los grupos y no iría a sus conciertos. Como ven, la piratería genera beneficios.

Una cosa está muy clara: mientras haya demanda habrá oferta. Y la gente no es tonta. Cada uno mira por su bolsillo y, ya que con el Euro nos suben la vida, a ver si nos pueden bajar los discos, porque los precios que tienen no son de piratas sino de ladrones.

Alberto Martín Agudo 4ºDIV

 

 

 

 

 

LA piratería genera 130.000 millones de pesetas al año. Es mucho dinero el que circula, por eso se exigen leyes más duras y más policía contra la mafia de la piratería.

¿Quién no ha comprado un disco pirata a un inmigrante en la calle?*

¿Quién no ha usado alguna vez un programa de software ilegal?

La lucha contra la piratería da un enorme salto cualitativo en España con esta iniciativa. El primer objetivo es concienciar a la sociedad para que disminuya la tolerancia hacia el fraude. La piratería no es una chiquillada de tramposos, simpáticos o pícaros, sino un delito mayor que causa efecto en la cultura, la economía y el futuro. Y debe ser perseguida con todos los medios posibles.

Así definen los políticos la piratería, como un negocio multinacional de redes de delincuencia organizada conectada con las mafias de la droga y de la venta de armas.

Yo opino de otra manera. Vale. Es una forma de delincuencia, pero hay que pagar un disco que supera los 18 euros, en el cual sólo hay una o dos canciones de calidad, las que te gustan.

En el negocio de la piratería la oferta es más asequible, está más ajustada, lo que satisface tanto a los productores como a los consumidores. Este mercado rebaja tanto la calidad como el precio, así que he sacado dos conclusiones:

  1. El producto original es tan malo, que no merece la pena pagar más por él. Para una canción que me va a gustar no me importa que sea pirateado.
  2. El producto original es tan caro, que no me importa esa pérdida de calidad si se puede obtener a un precio razonable.

El único remedio que veo contra la piratería es que bajen los precios de los discos. Piratería siempre la va a haber, pero yo creo que si bajan los precios la habrá mucho menos.

Laura Bárcena. 4ºC

 

* “Yo”. (Nota del profesor)

 


 

 

PIRATERÍA: Es la copia y falsificación de cd’s y dvd’s que se vende en la calle a un precio mucho más barato.

Yo, personalmente, estoy a favor de la piratería, simplemente por el dinero. En una tienda te puede costar un cd diez o veinte euros, si es novedad y acaba de salir; en cambio, en la calle, te los puedes encontrar en cualquier esquina encima de una manta y te salen cuatro o cinco veces más baratos. Vamos... que con lo que compras un cd en una tienda recién salido al mercado (20 euros) en la calle te compras ese cd y cinco más.

Además, la calidad del cd de la calle tampoco es tan mala porque se escucha igual que uno auténtico y te vale mucho menos.

Sobre la piratería se puede opinar de mil maneras, pero la mayoría de la gente, salvo que le guste mucho un cantante y quiera que su dinero vaya para ese cantante, la gente va a lo económico y a la cantidad. Si por el precio de uno te compras cinco en la calle, la gente no es tonta y va a lo económico.

Yo creo que luchar contra la piratería es perder el tiempo, principalmente porque si quieres un cd y vas a un mantero y no lo tiene, tienes cinco manteros más en la misma calle, y yo creo que con el tiempo los artistas van a perder muchísimo más dinero que ahora, porque cada día que pasa los cd’s tienen más calidad. Además, ahora aparecen también los dvd’s pirata que tienen la misma resolución que uno auténtico. Y todavía estoy más a favor de la piratería de los juegos de videoconsolas y ordenador, ya que por lo que te compras un juego de, por ejemplo, X-Box (que cuesta en la tienda 65 euros), te compras en la calle veinte juegos, y aunque quieras que no, es una pasta la que te ahorras.

Esta es mi opinión.

 

Sergio Navascués. 4º DIV

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA VENTANA  

nº 6 Mayo 2003