La ventana

nº5


MANUEL GARCÍA FONSECA,

EL ENLACE CON EL EXTRANJERO


Manuel García Fonseca, jefe de departamento de los Ciclos Formativos de Grado Superior de Animación  Sociocultural  e Integración Social del I.E.S Roces, fue la persona encargada de la organización de las prácticas del curso 1999-2000 en Suecia.

A continuación os redactamos la entrevista que mantuvimos con él acerca de esas prácticas.

 

1. ¿Era la primera vez que se organizaban las prácticas en el extranjero?

 Sí, era la primera vez que se organizaba estas prácticas en el extranjero, concretamente en Suecia. Hoy en día es normal que las personas acaben trabajando en otros países que no son el propio o donde han estudiado. Eso del espacio europeo va siendo una realidad y debemos empezar a situarnos dentro de ella.

 2. ¿Os llevó mucho trabajo organizar estas prácticas en el extranjero?

Era la primera vez, al menos que yo conociera, que se organizaban este tipo de prácticas en este instituto. El proyecto nos costo todo un curso, entre redactar el proyecto y contactar con los socios-colaboradores. Pero gracias al enorme trabajo que  supuso he ido descubriendo que el hecho de que la gente te reciba en prácticas, en cualquier país de la UE, es sencillísimo. Y puestos a viajar por Europa me parecía buena idea buscar países del norte.

 3. ¿Cuáles fueron las ventajas e inconvenientes del viaje a Suecia?

 Las ventajas fueron diversas, teníamos contactos como consecuencia de que yo conocía de antemano a personas con las que se podía hacer un convenio, y además es un país con muchos adelantos en los servicios sociales.

Como inconvenientes resaltar que el sueco, idioma no muy extendido por el resto de Europa, es el lenguaje en el que las chicas que se fueron de prácticas tenían que trabajar. Lo que ocurrió fue que solo dominaban el ingles y esto les supuso varios inconvenientes a la hora de realizar su trabajo de prácticas.

 4. ¿Por qué Suecia y no otro país?

 Por ser un país con un gran bienestar social, con capacidad de organización, tolerancia y diálogo, con muchos años sin una guerra, con igualdad básica y sin pobres.

 Los que no pueden trabajar tienen una subvención estatal y existen muchas instituciones sociales. Además, todos los chavales que estudian tienen una beca al año que les da para vivir de forma autónoma, esto les permite vivir en una residencia o piso y  manejar sus gastos personales.

 5. ¿Cómo es el plan de estudios en Suecia?

 A los 17 o 18 años, los jóvenes suecos se marchan de su hogar, no porque tengan mala relación con sus padres, al contrario, hay menos conflictos que en otros países. Y como he dicho antes, cuentan con una beca que les permite vivir de forma independiente.

Para los jóvenes españoles existen al menos tres tipos de becas o programas que les permiten realizar las practicas en el extranjero: Sócrates, Leonardo Da Vinci o el programa Juventud para menores de 26 años.

Hubo bastantes problemas a la hora de cobrar la beca de Leonardo Da Vinci,  que es la que les permitió ese año ir a Suecia, porque aquí en España funciona muy mal. Las chicas que estaban en Suecia, llevaban cinco meses y no habían cobrado ni un duro, pero afortunadamente nos encontramos con gente que se  portaron extraordinariamente bien. Lo que hicieron fue no cobrarles y adelantarles dinero que más tarde fueron devolviendo.

6. ¿Cuáles fueron los objetivos? ¿Se consiguieron?

 Por un lado era una experiencia en el campo de la Animación Sociocultural, ver de que va, que actividades se realizan en Suecia, en que se puede diferenciar del campo de la Animación Sociocultural en España, que salidas tienen, etc. Ese era el objetivo más directo.

Otro objetivo era conocer un país distinto y otras culturas europeas.

 7. ¿Cómo te comunicabas con los estudiantes españoles en Suecia?

Nos comunicábamos por correo electrónico y por chateos, pero estos eran poco serios, debido a que acudían los compañeros que estaban realizando las prácticas en Gijón y se acababa hablando de temas menos profesionales.

 8. Por último, ¿cómo valoras la experiencia?

En general bien. Considero que quien tenga ocasión de salir un año fuera debería hacerlo. De las cosas que más agradezco a la vida fue haber tenido la oportunidad de disfrutar esa experiencia, que en mis tiempos era rarísima, ya que éramos contados los que teníamos la oportunidad de salir al extranjero.

Esta entrevista ha sido realizada por los alumnos del Ciclo Superior de Animación Sociocultural del I.E.S de ROCES. Esperamos que os haya aclarado algo o simplemente entretenido.

¡¡ Y esto es todo amigos !!

 

 

 

 

LA VENTANA  

nº 5 Mayo  2002