La ventana

nº2

la_ventana mini.jpg (3691 bytes)

¡¡APAGA Y VÁMONOS!!


Estoy cansado de estudiar, me aburro. Enciendo la tele, me aburro, todo es una mierda. Enciendo la radio, y que pasa, que ME ABURRO.

    Me aburro de ver a una pandilla de incompetentes que se venden por el vil metal. ¿Qué está pasando con lo que era la música? ¿Qué fue de grupos como Barón Rojo, Obús, los Bravos, Burning y un largo etcétera? Pues que no interesa monetariamente que existan, no son rentables y ahí es cuando se olvida el sentido de la palabra calidad. Y los que aún hoy en día resisten, la mayoría, se han dejado llevar por el puñetero capitalismo que reina en el mundo y han dejado de lado todo lo que predicaban, por lo que habían llegado a donde estaban ( cierta rebeldía inocente que hacía pensar que se era diferente, mejor). Véase el claro caso, por ejemplo, de "U2", que dejaron de hacer aquel "pop-rock" ( o como lo quieras llamar), para hacer una especie de mutación estridente. O también tenemos a "Metallica", que se vieron cegados por billetitos verdes y empezaron a $parir $ lo que las casas discográficas les mandaban: un poco de dignidad, si no quieres hacer lo que te mandan cambia de sello, o crea uno, que dinero hay bastante como para no venderse y sacar del anonimato a grupos con futuro. Otra de las artimañas de la Macrocasas discográficas, es crear grupos de vida efímera, por suerte, como son los Take That, Spice Girls, Back Street Boys, etc., o solistas "…de cuyo nombre no quiero acordarme…", que con la excusa de tener una voz mínimamente educada, bombardean y aturullan hasta la saciedad nuestros oídos. Éstas gallinas de los huevos de oro son las que acaban con lo valioso de la radio y otros medios de comunicación. Todo ésto se podría evitar si a las jovencitos/as se les diesen otras alternativas musicales menos minoritarias, como son las emisoras que ya nombraré más tarde.

También hay que mencionar a grupos a los cuales el afán de riqueza les está explotando, como son Extremoduro, Verve, Ska-P y otro largo etcétera., que siendo buenos, les están alienando sus contratos de altos porcentajes y nos los están metiendo por las narices como cosa única y válida a la fuerza, sin dejarnos adecuarnos a ellos paulatinamente y haciendo que, quien te gustaba, acabe cansando un poco.

Pero la culpa de este "niño" musical es, como ya dije, de las grandes "casas", que están mermando continuamente la posibilidades de los pequeños sellos. Como solución a el problema, algunas emisoras, pocas, se mojan para que la herencia de los grandes no muera con ellos y de paso sujetan en sus primeros pasos a grupos noveles. Algunas de éstas emisoras son, en el ámbito nacional, Radio 3 ( de Radio Nacional de España), la cual yo recomiendo fervorosamente, en el 94.4 Fm; en menor medida recomiendo Cadena 100, que todos sabéis donde está, con, entre otros, el programa "La Emisión Pirata" y sobre los 40Principales no pienso decir nada ya que no los escucho por principios. En el ámbito regional y local voy a dar reseña de Radio Kras en el 105Fm, Onda Verde en el final del dial por la derecha y las desconexiones regionales de Cadena 100. Y si estás harto de la manera convencional de hacer radio escucha la más surrealista que hay, Radio Gozón en el 107.5Fm.

El fenómeno contrario al anteriormente descrito ocurre con otros grupos que son excelentes y no les promocionan como se merecen, como son los ácidos Reincidentes, el dinosaurio de Albert Pla, el sublime Daniel Higiénico y la Cuartet de Baño Band,…

Finalmente otra cosa que me llama la atención hoy en día es que se generalice con lo de que la "música" disco, bacalao, dance, trance y otras variantes es lo único que escuchamos la juventud (además del fenómeno descrito antes). No me voy a poner a favor o en contra, ya que hay momentos en los que hasta es agradable, pero porque en los coches sólo se suela escuchar eso, no es por nuestros gustos sino por la falta de vergüenza y respeto de algunos jovencitos que lo ponen a toda tralla en sus bugas maquineros que les dejó su papa.

OFF

 

FAKY 

 

 

 

 

 

LA VENTANA  

nº 2 Abril  1998